12 películas existencialistas que plantean el conflicto de la muerte

  • Cine

La muerte es la única verdad que aún no hemos terminado de asimilar a pesar de que la finitud y la caducidad son las únicas certezas absolutas que tenemos desde que nacemos.

Hemos asimilado todo a lo largo de nuestra existencia. Nos hemos hecho inmunes ante el odio, la violencia, la injusticia, la pobreza o la religión. Hemos asumido las creencias propias y ajenas, la vida en otros planetas, la fe en el karma, el desamor o la tristeza.

De una manera u otra, sin querer ser muy conscientes de ello, la muerte está presente en nuestras vidas y por eso le dedicamos pensamientos fugaces en incontables (e incontrolables) ocasiones.

Todos nos regodeamos en pensamientos fúnebres como inconscientes de su macabro poder. ¿Nos echará de menos alguien? ¿Cómo será la vida sin nosotrxs? ¿Y sin ellxs? ¿Será rápido? Si supiera que me queda poco, ¿qué debería o querría hacer antes de irme?. Quizás esta última sea de las cuestiones más recurrentes en nuestra morbosa curiosidad.

Como Sarah Polley en Mi vida sin mí en esa escena en la que, en la marchita piel de Ann, redacta su lista de cosas que hacer antes de que siga su vida sin ella.

 

Una escena de Mi vida sin mí.

 

Analizando la escena desde su crepuscular belleza, la idea de irse de este mundo y saberlo con antelación puede suponer la verdadera oportunidad de remendar todos nuestros errores y de permitirnos el lujo de hacer o decir lo que nunca nos habíamos atrevido. 

Por otro lado, es triste pensar que únicamente invertimos nuestro tiempo en hacer propósitos razonables cuando "se acaba el año". Solo reaccionamos ante los finales. No hay nada que no podamos hacer ya, hoy, ahora.

Ver atardeceres, amaneceres, decir "te quiero", celebrar lo rica que le salen las migas, leer más, escuchar mucha música, ver pelis con alguien para digerirlas después, abrazar, llamar más por teléfono y decir que echamos de menos.

 

Una de las canciones que suenan en A Ghost Sory.

 

Escuchar mucho (no oír), hacer saber a los demás lo que nos importan, visitar a nuestrxs hermanxs y recordar batallas, reírnos todos los días, crear a nuestrxs hijxs y sobrinxs mundos justos e irreales, tomar café sin el móvil, aprender a gestionar silencios incómodos, ser más natural, conducir, cantar, conducir cantando, tocar y oler…

Es a todo a lo que debemos aspirar, por donde debemos empezar, por salir de nuestro letargo infundado y boicotear el mecanismo de nuestra máquina rutinaria. Solo así no tendremos nada que apuntar en nuestra lista de cosas que hacer antes de morir porque no nos habremos dejado nada por hacer, nada que decir.

Dad un paseo cinematográfico por estas 12 películas que hablan sobre la pérdida, el valor, el miedo, la ausencia, el vacío, las despedidas, la asimilación, la culpabilidad, el desasosiego, los anhelos, el dolor y todos esos sentimientos que, de alguna manera, hemos afrontado o vamos a tener que afrontar; todos esos sinsentidos que provoca la muerte o su inminente cercanía.

Hay una inmensa capacidad de sacrificio en eso de dejar ir.

 

Truman (Cesc Gay)

cine muerte existencialismo sociedad 12

 

Yo, él y Rachel (Alfonso Gómez Rejon)

cine muerte existencialismo sociedad 2

 

Mi vida sin mí (Isabel Coixet)

cine muerte existencialismo sociedad 3

 

Las invasiones bárbaras (Denys Arcand)

cine muerte existencialismo sociedad 4

 

Melancholia (Lars Von Trier)

cine muerte existencialismo sociedad 5

 

Amour (Michael Haneke)

cine muerte existencialismo sociedad 6

 

A Ghost Story (David Lowery)

cine muerte existencialismo sociedad 7

 

Azul (Krzysztof Kieślowski)

cine muerte existencialismo sociedad 8

 

El séptimo sello (Ingmar Bergman)

cine muerte sociedad cultura pop filosofia existencialismo 1

 

Soul (Pete Docter, Kemp Powers)

cine muerte existencialismo sociedad 9

 

21 gramos (Alfonso González Iñárritu)

cine muerte existencialismo sociedad 10

 

Todo sobre mi madre (Pedro Almodóvar)

cine muerte existencialismo sociedad 11

 

Por